24.3.17

Mis cuentos (XIX): Huele a mañana...


El domingo era un día especial, era el día en que el horno funcionaba e inundaba con su aroma toda la casa, los niños se turnaban para mirar por el cristal para, impacientes, vigilar la evolución de lo que se gestaba dentro... el estrés de la semana, el trabajo que daban cinco críos, y siempre sola, porque qué más le iba a pedir a Juan, si éste tenía dos trabajos ( a veces tres) y en el principal de la fábrica incluso siempre se apuntaba a echar horas extras, deshoras que las llamaba, cómo no iba a ser estresante la semana, qué más le iba a pedir a Juan si hasta cuando estaba ayudaba a los críos a hacer los deberes, o enseñaba a leer a los pequeños que aún no habían entrado en el cole... "todo lo que lleven aprendido cuando entren es una ventaja que llevan, por si no les toca un buen maestro"...mira que le da importancia este hombre al colegio..."tener estudios es la herencia del pobre"..."quien no le puede dejar cortijos a sus hijos lo menos que debe dejarles es la mejor manera posible de que se busquen la vida y lo más preparados posibles para que no los engañen"... e incluso saca tiempo para la política...y el sindicato...que eso de que engañen a sus compañeros porque no saben lo lleva fatal...
En fin que de lunes a sábado en esa casa se comía un guiso de lo que sea, pero que diese para que siete bocas comiesen, una buena ensalada (que para eso venían las lechugas gratis del segundo trabajo en la huerta) y...algo "pa detrás" que si el guiso era cocido, pues "pa detrás...pringá"... o croquetas del puchero...o filetes empanados...o mortadela empanada...o tortillitas de bacalao o...que el milagro ese de los panes y los peces seguro que tenía a una buena mujer detrás con huevo, pan y harina para multiplicar los alimentos...
Pero el domingo no, el domingo todo se volvía más lento...más pausado...Juan sólo trabajaba un rato por la mañana ayudando en la huerta a Cefe y volvía un rato antes de la hora de comer y se tomaba el vino en casa...y siempre había o pollo o besugo hecho al horno con cama de patatas a lo pobre... no era un lujo...pero era casi una fiesta...y la bandeja prácticamente se podía volver a poner en el horno sin fregarla de cómo quedaba de limpia...
Se emocionó, se emocionó mucho y maldijo su suerte de pobres, cuando aquel sábado en que Juan no se encontraba bien y decidió que no podía ir a la huerta y menos a ayudar al pintor... que ya verían cómo cuadraban el mes pero que no podía tirar de su alma ese día...ella, por agasajarle, decidió romper la rutina y puso el horno en marcha para asar un pollo, al comenzar la cocción a desprender aromas su tercer hijo le preguntó:
-¿Mami, pasa algo?
- No, hijo, ¿Por qué?
- Porque es sábado pero huele a mañana.


Un saludo a tod@s

El mejor olor, el del pan; el mejor sabor, el de la sal; el mejor amor, el de los niños.
Graham Greene (1904-1991) Novelista británico.

9.3.17

Mis cuentos (XVIII): Aunque tú no lo sepas...



Mira Sara, yo estoy ya muy harto de esta situación, creo que debemos hablar de ello...

Sara, me mira como se miraría a través de una ventana en un día lluvioso de otoño, exhala un suspiro eterno, y con ojos tristes me dice: "¡Qué hartura, Dios mío!"; se da media vuelta, se mete en la cocina y me deja con un palmo de narices.

Yo ya no sé qué hacer, sé que Miriam, mi loquera, siempre me decía (y llegó a convencerme de ello) que aquello de que la gente me ignorase eran "percepciones infundadas mías". Por cierto, mira que le molestaba que la llamase "Loquera"...soy terapeuta decía...y más se enfadaba y más se lo llamaba yo...¡Qué buen rollo teníamos!...pues ahora que pienso en ella...yo creo que mis problemas han vuelto, voy a llamar y pedir cita...

- Consulta de Miriam Ortiz, dígame.
- Hola, Buenos días, soy Felipe Reyes, era paciente de...
- Consulta de Miriam Ortiz, dígame.
- Hola, le digo que soy...
- Consulta de Miriam Ortiz, ¡dígame!
- Hola...
- ¡DÍGAME!
- ¡¡¡Oiga!!!
- Mire, váyase a bromear a otro sitio!!
(piiiiii...)

¿Pero esto qué es? ¿También ellas me ignoran?...¡me van a oír!


- Consulta de Miriam Ortíz, dígame.
- ¡¡¡Oiga, cabrona!!!
- Consulta de Miriam Ortíz, ¡dígame!
- ¡OIGA!

(piiiii...)

¿Pero esto qué es? Ha sido cerrar los ojos, y me veo aquí en la puerta de la consulta de Miriam... (creo que voy a peor y me dan ataques de amnesia)... Llamaré al timbre...

- Miriam, yo creo que debemos denunciar...primero el teléfono, ahora la puerta y no hay nadie...

¿Que no hay nadie, hija puta? ¿Entonces yo qué soy?...

(Ding, dang, ding, dang...)

- ¡Miriam, llama a la policía!

¿Y ahora? ¿Cómo he llegado al parque? ...
- ¿Señora, usted me ha visto llegar?...oiga, señora, ¡oiga!

(Guau, guau, guau)

- ¿Qué te pasa, Lulú cariño?

¿Pero esto qué es?...ahora no dirán que son cosas mías, salvo el puto perro, me ignora todo el mundo...

¿Y ahora cómo narices he llegado a casa? Esta amnesia cada vez va peor... ah, mira, si ha venido mamá...

- Que sí, Sara, hija, que es una lástima...
- Una lástima y muy mala suerte Toñi, con lo bien que estaba después de tratarlo Miriam...
- Pues sí, cariño...qué me vas a contar...
- ¡Maldito perro!, ¡Qué mala suerte!... ¿Sabes Toñi, a veces siento cómo si estuviese a mi lado?
- Es normal, cariño, os queríais mucho...pero, paso a paso tienes que aceptarlo, Felipe no va a volver, por mucha pena que nos de... No llores, hija...o sí, llora es lo que nos queda...



Un saludo a tod@s.



Escribo este poema celebrando que pasado y presente coincidan todavía con nosotros y haya recuerdos vivos y besos tan dorados como el beso aquel de la memoria.

Luis García Montero (Granada, 1958) es poeta y Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Granada.








5.3.17

Mis cuentos (XVII): Iguales...


¡Qué hartura de la queja permanente de las feministas!

A mí no me parece que ya tengan razón, antes tal vez, pero hoy en día...¡para nada!... yo pude estudiar, ¡igual que Nacho vaya! otra cosa es que él se pusiese a perrear y al final no terminase (jajajaja, en realidad tendría que decir no "empezase" porque en cuatro años aprobó dos asignaturas). Pero yo sí, mi ingeniería en organización industrial, y mis dos máster (o másteres o cómo narices se diga)... y mi año de experiencia en una empresa alemana de la competencia...claro, Nacho se quedó aquí y cuando Papá vio que no iba a poder hacer carrera de él, pues lo pegó a su falda en la empresa para que por lo menos aprendiese algo y, sobre todo, para que se cansase y llegase con menos energías al fin de semana...


¿Desigualdad de qué? ¿Que Nacho cobra más que yo? Normal, el puesto de Director Gerente es el mejor remunerado... hombre, reconozco que cuando Papá lo eligió a él, me cogí un cabreo de narices; pero para Papá era implanteable que una mujer dirigiese "su" empresa, siempre decía que cuando había que "batirse el cobre" de verdad con la competencia, hacía falta el "puño de hierro" de un hombre, y su parte de razón creo que no le falta...

Pensando en cabreos...el que me cogí cuando, como Director Adjunto, a Nacho se le ocurrió nombrar a Pepe diciendo que de todas formas "todo quedaba en casa", y que Pepe "no iba a tener que criar a los niños" y que "para eso era mi marido"...¡pero si Pepe todo lo que tenía de guapo lo tenía de torpe!, si se sacó la carrera a trompicones y porque le ayudaba yo... que nunca tuve claro que si el más deseado de la clase me eligió a mi, fue por mí o por las notas de sus exámenes... en realidad, cuando se lió con la secretaria de Nacho, y lo tuvimos que despedir, que por poco no se lleva la empresa por delante, aquellas viejas dudas volvieron de nuevo a mí...

¿Desigualdad de qué? Si Fernando, el otro subdirector ejecutivo y yo, cobramos lo mismo, aunque para lo que hace...él debería cobrar la mitad...pero bueno, somos iguales, con los mismos derechos y el mismo puesto y debemos cobrar lo mismo...


-...si dime, Nacho,...no, nada importante, sacando trabajo rutinario y pensando en mis cosas...

- No vayas a faltar mañana a la reunión, Clara. Sabes que esos cabrones de "Industrias PLET" son implacables, además las dos harpías que llevan la voz cantante me manejan siempre como a un pelele, te necesito a mi lado. Haz como otras veces, por el chat interno me vas chivando lo que debemos plantear. ¿Vale, hermanita?
- Sí, no te preocupes. Lo tengo todo preparado. Allí estaré...
- Adiós hermanita.
- Bye.
...
¿Desigualdad de qué?...tal vez en otros sitios la haya, pero en nuestra empresa todos somos iguales...creo yo, ¿No?


Un saludo a tod@s.

“Lo que les falta aprender a las mujeres es que nadie da el poder; hay que tomarlo”.
Roseanne Barr (1952-     ), actriz y cómica estadounidense.

25.2.17

Mis cuentos (XVI): Ella era perfecta...


Qué suerte tengo, mami...eres la mami perfecta! 

Ella era perfecta, se dijo al dormir la noche de sus catorce cumpleaños...la conoció en su fiesta, rubia, de mirada limpia, sólo tenía trece...pero a él le pareció perfecta. Decidió pedirle salir.

Al salir de bailar en el tercer tiempo de aquella fiesta de la primavera que organizaron los de primero de Bachillerato y les permitieron ir a los de cuarto, le comentaba a su amigo Daniel: Viste aquella morena de pelo corto, que no es del Insti, con la que he estado hablando y bailando varias veces; era perfecta... hemos vuelto a quedar para el sábado.

Sus años universitarios siempre galopaban entre su Escuela de frikis y la Facultad de Psicología donde había encontrado a la chica perfecta. Una prepsicóloga de ojos azules e indumentaria perroflautil que le tenía loco y, como el de la mochila azul, con bajas calificaciones...

En su Erasmus en la Baja Sajonia alemana descubrió que la chica perfecta, en realidad, era más fácil de encontrar en zonas donde el termómetro de máximas raramente mostraba dos dígitos. Una teutona de generoso escote hizo que decidiese completar más aún su formación europea con unas prácticas en una empresa de la zona.

La noche de su boda con Mariola, tras el derroche de efusiones que marcaba el momento, cerró los ojos y pensó...qué suerte tengo, es perfecta.

Era perfecta, Luis, comentaba mientras centrifugaba el café con la cucharilla en pleno estado de excitación. Que sí, que ya sé que me lo has oído decir otras veces, pero esa comercial con la que cené anoche es mi alma gemela. Creo que, por fin, después de mi ruptura me he vuelto a enamorar...

Ese crucero para jóvenes prejubilados parecía que no iba ser cómo los anteriores, mucha comida y exceso de bebidas para su maltrecho cuerpo, aquella chica de Cuenca que viaja sola, parecía ser la mujer perfecta, y desde que cayeron juntos en la cena del Capitán no le había quitado ojo.

No le gustaba, no le gustaba cuando le atendía la "malaje" de Rosa, para él su chica favorita, la mejor cuidadora de la residencia, era Noelia, aquella que en lugar de tratarlo a gritos o con malos modos, ponía todo su empeño en hacerle la vida más fácil, ello adornado siempre con una amplia sonrisa. Era, sin duda, perfecta.

Un saludo a tod@s


Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.
Sam Keen (1931-?) Escritor, profesor y filósofo americano.

14.2.17

XIV



Sabes...no sé muy bien por qué pero últimamente he tenido que hablar de ti muchas veces. No es que ello suponga un problema, al contrario, sé que mi semblante debe cambiar cada vez que por una u otra causa lo hago. No te puedes imaginar la alegría que me dio oír a varios de tus antiguos compañeros en distintas ocasiones loarte y describirte tal y cómo te recuerdo.
Me encanta hablar de ti, me encanta recordarte, me encanta escuchar batallitas en las que te viste inmerso.
Por aquí todo sigue evolucionando, hay cambios, unos los aprobarías, otros sé que no... siempre os caísteis muy bien y os tenéis cariño y admiración mutua... ¿Qué le vamos a hacer? A mi manera siempre te di las grandes alegrías y los mayores dolores de cabeza...
Por otro lado el pequeño M. ha llegado con el firme propósito de hacerse un hueco en la trupe, apunta buenas maneras...
¿Sabes? Dado que la vida es cíclica hay un miembro de la familia buscándose la vida por Alemania, nosotros y Alemania es una historia de idas y vueltas, de idas y venidas...

Por lo demás, todos te recordamos, todos te echamos de menos, cada vez que te apetezca hazte presente por la vía que escojas...¡Ah! y cuida a Mamá...te sigue añorando mucho, y ya sabes cómo es...

#puto14F!


Un saludo a tod@s

Un solo ser nos falta y todo está despoblado.
Alphonse de Lamartine (1790-1869) Historiador, político y poeta francés.

11.2.17

Mis cuentos (XV): Y sonó la campana...



Vueltas, vueltas y más vueltas era la quinta noche que cenaba lo mismo…ya ni esperaba que estuviese terminado, lo sacaba del microondas cuando le parecía que estaba hecho…
Recordaba cómo en sus inicios de su relación y vida con Rocío era tradicional que la campana del microondas donde calentaban su cena en común les pillase enfrascados haciendo el amor después de una ducha reparadora postlaboral.
La verdad es que Germán estaba triste, él había pensado que aquella relación sería para siempre, echaba de menos sus besos y sus caricias, y el dichoso microondas los traía a su mente.
Era sábado, Germán había salido a cenar con Carmen, esa compañera del trabajo que le resultaba tan simpática y con la que perdió aquella apuesta sobre el número de “me gustas” que recibiría aquel video de la caída en la cena de Navidad de la empresa.
-          Pues sí, chico, el guacamole está insuperable, no has escatimado en gastos y estás pagando la apuesta con toda la dignidad.
Germán percibió un cambio, aquellos ojos le miraban de forma diferente…aquella no era una mirada de simpatía…esa caída de mirada significaba otra cosa…
Tras la cena, vinieron los postres, y tras éstos las copas…
-          Germán, ¿te tomas una última copa en mi casa?
-          Pues…una copa no…pero aunque no quede muy atractivo…te lo cambio por una infusión…que creo que ya he bebido de sobra…
-          ¿Una infusión? Ja, ja, ja…vale, alguna tendré
Los besos se hicieron más largos en el ascensor…
-          Bueno, te voy a preparar tu infusión…
El microondas dio vueltas y vueltas…

Sonó la campana, Carmen fue a preparar la infusión y cuando regresó al salón, encontró a Germán llorando a moco tendido. 


Un saludo a tod@s.


El corazón es centro, porque es lo único de nuestro ser que da sonido.
María Zambrano (1904-1991) Filósofa y ensayista española.

2.2.17

Mis cuentos (XIV): El Beso...


¿Pero qué le corre a éste por las venas?...pensaba Silvia...

Una cita, una cena maravillosa, miradas que no era la comida lo que decían qué querían devorar...un café, una copa...y después...¿nada?...¿Cómo es posible?

¿Pero en qué piensa? Tan tímido no parece...

Habrá que volver a quedar...¡Hombres!

Pensó: un sitio de tapas, una barra, siempre favorece mejor el acercamiento que la frialdad y distancia de la mesa de un restaurante...

Y sí, el sitio magnífico, el ambiente estupendo, ni vacío ni agobiante, las tapas de diseño pero sin perder un ápice de sabor, el vino en su punto justo, ni frío, ni templado; un café, una copa...
¿Tampoco? ¿Pero qué quiere este tipo? ¿No le gustaré y lo que quiere es conversar?

- Adiós, hasta la próxima, nos llamamos...
- Ciao

El tercer bar tampoco estaba mal, modernito, pero sin estridencias, y la comida le habían dicho que allí estaba buenísima...
optó por pedir una cerveza, David la imitó, mejor una sin alcohol, dijo.
- Una con y una sin, por favor...
El camarero le puso a Silvia la sin...¡dichosos estereotipos machistas!, tranquila, no puedes enojarte y perder tu objetivo...

En la segunda cerveza, David la miró de nuevo a los ojos, le acarició la cara con el dorso de la mano y acercó sus labios, dándole un casto beso en la mejilla. 
- ¡Qué guapa eres, Silvia!

Ésta, en lugar de responder, agarró su coronilla y le dio un largo beso en los labios. No ocurrió nada más... David, rojo como el pimiento del piquillo del que estaba loando su salsa fue incapaz de volver a mirarla durante el resto de la comida.

Menos mal que me has besado, le dijo al salir... David no supo qué contestar...



Un saludo a tod@s

El más difícil no es el primer beso sino el último.
Paul Géraldy (1885-1983) Poeta y dramaturgo francés.