5.11.17

Mis cuentos XXI: Me sobraron tres minutos...



Me sobraron tres minutos de tres para saber que quería... que quería...que quería...

...pensándolo bien no tenía ni idea de lo que quería... soy muy voluble, volátil y de deseos cambiantes... un caprichoso, vaya...

Que si me apetece esto...que lo tengo... ¡ea! pues ahora ya no lo quiero

Voy a cerrar los ojos... los aprieto... me concentro... a ver si así me viene la inspiración de lo que quiero:

¡¡Un barco!! ¡¡Siempre me ha gustado el mar!! Eso quiero: ¡Un barco!

Aunque pensándolo mejor... lo mismo me mareo... No, un barco, ¡No!

Ojú...¿Qué quería?

Dinero, mucho dinero...ser rico... eso, eso es lo que quiero... montañas de dinero, ser un gran empresario... aunque tendría que tratar con los sindicatos...y lo mismo me hacen una ¡Huelga!...¡Malditos!

No lo quiero, maldito dinero...¡Qué infeliz me hace!

¡Quiero ser listo! ¡Muy listo! Una eminencia... jo...y todo el mundo preguntándome... ¡Qué rollo!

¿Qué quiero? ¿Qué quiero?...

(con voz cavernosa)

LO SIENTO...TUS TRES MINUTOS HAN PASADO... HAS PERDIDO TU DESEO

(pluff)

... ¡Joooo!, ¡no te vayas!... ¡que ya sé lo qué quiero!

¡¡Anda que si lo llego a saber te iba a sacar de la lámpara, Rita!!

Jooo... ¡ahora que lo tenía claro!



Un saludo a tod@s

El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto.
Charles Chaplin (1889-1977) Actor y director británico.

12.10.17

Mis cuentos XX: Tres minutos...


Esta vez no le iba a ocurrir... se lo había leído todo sobre el tema, incluso llevaba dos meses haciendo una serie de ejercicios pélvicos complicadísimos... El más complicado al recordarlo le hacía esbozar una sonrisa: no terminaba de ver la relación... tres días tomando productos de fuerte efecto laxante y a la hora de ir al baño intentar conseguir que el hecho causado (número 2 o "aguas mayores" que le llamaban según los sitios) ocurriese lo más lento posible... parándolo, interrumpiéndolo y retomándolo a voluntad...

Esta vez no le iba a ocurrir... había tomado la medicación e incluso había comprado un gel de efecto retardante...

Esta vez no le iba a ocurrir... en la cena romántica tomo vino  ( tomar un poco de alcohol era bueno... o eso le habían dicho...)

Esta vez no le iba a ocurrir... había dejado la temperatura de la habitación a 20 grados (en algún sitio había leído que un fresco moderado ayudaba)

Esta vez no le iba a ocurrir... lo sabía... en los prolegómenos se sintió tenso, un poco estresado quizás... la verdad que eso de poner un cronómetro no ayudaba, pero el doctor le había dicho que era necesario... "datos objetivos" decía

Esta vez no le iba a ocurrir... ¡ya, cariño!
¡ 2.53  en el maldito cronómetro! ... ni ¿tres minutos?...

¡Mierda! ¡Menos que la otra vez! ¡Maldito cronómetro!



Un saludo a tod@s.


El amor hace pasar el tiempo; el tiempo hace pasar el amor

22.9.17

Mis cuentos XIX: ¿Has cogido las llaves?



Así comenzó, casi como una broma compartida en la familia... Claro, siempre había sido un despistado crónico, el profesor chiflado era su mote endémico en el Instituto y a fe que lo parecía, con su bata blanca, verbalizando sus pensamientos en alto y con la mirada en el horizonte de la pared que tuviese en frente... por eso nadie se extrañó cuando la frase "¿Has cogido las llaves?" Se convirtió en el mantra de la familia o en la despedida que todos le dedicaban... pero aquello continuó empeorando y durante algunos meses un cartel en rojo sobre fondo amarillo pegado en el interior de la puerta gritaba en mayúsculas de mayúsculo tamaño ¡¿ HAS COGIDO LAS LLAVES?!

Un día, a pesar de llevar las llaves, no recordó el camino a casa, le encontraron sentado en un banco del parque completamente desnortado... aquel sí fue el detonante y el posterior diagnóstico clínico demoledor: ¡Alzheimer!

El abuelo cayó inmediatamente en una depresión, saber que su cerebro del que estaba tan orgulloso se iba a deshojar como un árbol en otoño le produjo una inmensa tristeza. "Si vuestra abuela no me hubiese dejado solo esto no me habría pasado!" Exclamaba, echando a la Yaya la culpa de su enfermedad como antaño la culpaba de cada libro que perdía o cada apunte que traspapelaba... tuvo repuntes de frenética actividad queriendo escribir sus recuerdos antes de que se perdiesen... pero la enfermedad aceleró su avance y el abuelo se convirtió en dos seres que convivían en el mismo cuerpo: uno dulce que nos daba abrazos eternos hasta casi fundirnos en uno y lloraba muy a menudo y otro ser, una especie de ser poseído por un demonio que insultaba y blasfemaba por doquier. A  los niños esto les resultaba muy divertido al principio, aquello de que primero acariciaba y decía "mi niña, qué buena eres, cuánto te quiero" y sin solución de continuidad cambiaba la voz y gritaba: "puta, guarra!  Quién eres? No me toques!!"

La semana pasada Juan decidió que ya era momento de quitar el cartel rojo sobre fondo amarillo del interior de la puerta junto al pomo
...

( Ayer 21/9 día internacional del Alzheimer,  es importante que los recordemos todos los días)

Un saludo a tod@s.


Tenía tan mala memoria que se olvidó de que tenía mala memoria y se acordó de todo.
Ramón Gómez de la Serna (1891-1963) Escritor español. Autor de Greguerías.

28.8.17

Mis cuentos XXVIII: Carambola...


Siempre le maravilló ese juego, eso de golpear la bola con el taco, con el giro, fuerza y efecto adecuados de forma que ésta adquiriese la dirección y velocidad justa para colocar la victima en el hueco preciso. Para él, Mazen Nisba, reputado profesor de matemáticas en la Universidad de Raqqa y especializado (amante se definía a sí mismo) en geometría, aquello era pura y hermosa geometría en movimiento...
Al principio de su llegada a ese pueblo de la campiña sevillana no tenía con quién jugar, pero poco a poco, se hizo casi un ritual: los martes, que era el día que Hana abría la tienda por la tarde, él se regalaba 30 minutos más a echar la partida con Juan, David y Fer...sus tres amigos del bar "Las Letras" donde tomaba café (a él le gustaba bastante más que el té, el mundo está lleno de tópicos) antes de irse a trabajar. 
- ¡Es pura ciencia! La belleza de la geometría bien aplicada. (decía cada vez, que Fer gritaba de alegría porque Mazen Nisba, había conseguido que no pagaran el café por haber ganado una nueva partida).

El billar, un golpe produce movimiento en una bola, esta en otra (o en otras) y al final, con pérdidas o sin ellas, todo se para en una realidad distinta.

Así fue como en aquellos primeros tumultuosos días, cuando la iglesia donde oraban sus queridos amigos Samir y Fadila ardió por los cuatro costados, Mazen Nisba protestó airadamente y publicó varios artículos en el periódico donde colaboraba. Él no estaba dispuesto a callar. Nunca le gustaron la injusticia, ni la opresión del débil, así se lo había transmitido a sus alumnos siempre, y con aquello no iba permanecer en silencio, menos aún aplaudirlo como hacían muchos (unos por ignorancia y otros por simple cobardía, por no "señalarse" decían)... Amigo de los infieles, comenzaron a llamarle, o infiel directamente o, simplemente, perro cristiano. 
Quien ha leído un poco, o conoce algo de la historia de las miserias de la humanidad, sabe que cuando las bolas comienzan a rodar y a golpear, a los "señalados" les es fácil acabar en el agujero... Le contaba a su querido amigo el profesor Sergio Peral casi a diario cómo le iban empeorando las cosas. Éste, al que le unía una sólida amistad después de años de trabajo en común en varios proyectos entre sus universidades, no lo dudó un instante:
- Sal de ahí, Mazen, sal de ahí y saca a tu familia. Aprovecha la ponencia del próximo mes y no regreses a Raqqa mientras la situación no mejore.

¡Bendito Sergio!, sin duda fue un emisario de Dios. Mejorar, dice...

¡Qué cambio de vida! Suerte que con la ayuda de su primo Ahmad montó un negocio, ¡un bazar!, total parecía que es a lo único que se podía dedicar un árabe en esta tierra, Sergio le comentó lo difícil que resultaba entrar de profesor en las universidades españolas, que él lo intentaría, pero que rápido era imposible que fuese...increíble...un bazar...lleno de hamacas, de material de papelería, de productos de limpieza... un bazar...
"Bazar Raqqa" lo llamó en honor a su querida ciudad, intento vano... "El moro de la calle Argentina" rebautizaron a la tienda rápidamente los locales o directamente "La tienda del moro"... las primeras semanas se cansaba dando explicaciones de dónde era y que él no era "moro"...después ya desistió... si no puedes con tu enemigo... total qué más da, se dijo, mientras compren...

Y las matemáticas quedaron relegadas al cálculo de costes, beneficios, y porcentajes...

Pero no era mala tierra, y se vivía bien, y los pequeños iban al cole; de hecho, técnicamente era la tierra de la pequeña Lina puesto que ella ya había nacido aquí. Y la gente lo trataba bien, muchos lo llamaban Mohamed (nunca entendió por qué), y  a veces ya desistía de corregirlos.

...

Ese día lo supo, de nuevo el taco había golpeado la bola blanca, y ésta había generado movimiento, y de nuevo él era la bola que estaba cerca del agujero para ser golpeada, con intención o sin ella, y caer...

Mientras tomaba café, lo vio en la tele de "Las Letras"...se había producido un atentado en Barcelona... alguien ya dijo "¡putos moros, que se vayan a su país!"

Al día siguiente la pintada en la fachada del "Bazar Raqqa": "MOROS TERRORISTAS"...
era martes, jugó la partida, cuando consiguió poner la "bola 8" en el último agujero, pagó su café y se marchó al trabajo...

Es pura geometría bien aplicada, pensó...


Un saludo a tod@s


¿Por qué aprendemos a temer el terrorismo pero no el racismo, no el sexismo/machismo, no la homofobia?
Angela Davis (1944-?) Política, activista y profesora 


Patria (Lectio intermisit)...


Pues he aquí un libro excelente que he tenido que dejar inconcluso por "problemas técnicos ajenos a la Casa" que decían en los cortes de emisión en la RTVE de las cavernas (me falta poner unos "minutos musicales")...
He vuelto a la lectura analógica, a tener que tener luz suficiente, a compartir la lectura con vampiros de seis patas...
Aún así, no me podía resistir a recomendarlo, total el libro es magnífico desde el principio al (bueno a donde lo he tenido que parar que es casi el fin...) así, con un buen relato como excusa, nos cuenta muchas de las historias que se produjeron en esa Euskadi en la que de una u otra forma todos crecimos, pues estaba permanentemente presente en nuestras vidas lo que se denominaba eufemísticamente "el problema vasco".

No lo duden y disfrútenlo!

...y no, no les voy a contar más nada! y menos hasta que mi Kindle resucite, o le llegue un sustituto!

Un saludo a tod@s


Quizá mi única noción de patria
sea esta urgencia de decir Nosotros
quizá mi única noción de patria
sea este regreso al propio desconcierto.
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.

21.8.17

Mis cuentos XXVII: Al final de la escalera...


Puso un pie en el primero...
La felicidad de saborear de nuevo aquellas galletas inundó su espíritu...
puso un pie en el segundo...
Vio el duro trabajo en la huerta... se sintió muy cansado.
el tercero...
la novia, la boda, la felicidad del amor.
el cuarto...la desesperación por no tener...la humillación de no poder protestar...
otro más...
los hijos...
y otro...
el miedo a lo desconocido...el frío...la incomunicación...
y otro...
sentirte extranjero... sentirte odiado por serlo...
uno más...
saberte más válido que muchos y ninguneado por ser de fuera...
y otro...
la lucha...
uno arriba más...
felicidad de una gran familia...ramas y subramas todas fuertes, sanas y unidas...
...así hasta el último...
pudo oír:
- ¡carga a 300!
- ¡ADRENALINA, ya!
- Vamos, vamos...

...miró atrás en la escalera...estaba arriba... sólo quedaba visible el último escalón que había subido, justo el de "qué cansado se sentía" sabía que podía saltar hacia delante y terminar con todo...o intentar bajarla de nuevo, escalón a escalón...

- ¡Vamos! 300 mg de amiodarona!!!



Un saludo a tod@s

La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.
Julio Cortázar (1914-1984) Escritor argentino.

16.8.17

Sapiens...

Qué tal? Hace mucho que no subo nada de libros aquí, ello es por distintos motivos, principalmente porque nada lo ha merecido.

No hace mucho me acabé éste que da título al post, y sólo puedo decir que me ha encantado de principio a fin.

Es un ensayo sobre el origen y evolución del Sapiens hasta nuestros días y como diría aquel...y más allá. Perfectamente escrito y de lectura fácil y amena. Altamente recomendable, para entender cómo somos, cómo nos comportamos y cómo hemos llegado hasta aquí.

Ya saben que mis post sobre libros son así de escuetos, si quieren "spoiler" no están en el sitio adecuado. Léanlo, esa es mi recomendación.

Un saludo a tod@s


Se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás.
William Faulkner (1897-1962) Escritor estadounidense.

31.7.17

Mis cuentos XXVI: Al Alba...



Los nervios hacían que le cosquilleasen mariposas en el estómago como la primera vez que se besaron...
Lo tenía clarísimo: si le había bloqueado en Facebook y Whasapp ello no le iba a impedir que su mensaje le llegase. La conocía, la conocía lo suficientemente bien para saber cómo actuaría.
El resto del plan lo pudo ejecutar durante el día,  pero la traca final tenía que ser de noche y, tras pasar varias vigilando, había concluido que un poco antes de al Alba sería el momento ideal.
Costó,  costó bastante pero al final lo logró... ya sólo quedaba esperar que la mariposa cayese en la telaraña...
Despertó, miró por la ventana y esbozó una sonrisa kilométrica, la previsión meteorológica se había cumplido y hacía un día soleadísimo. Se puso sus mallas, los botines y su camiseta violeta favorita  (estaba arrebatadora  con ella, lo sabía y le gustaba)
Como siempre estiró dentro de casa, salió sin rumbo...cuando cruzó el umbral vió una flecha pintada en el suelo (de esas que se ponen cuando hay una carrera popular prevista) le pareció divertido  seguir esa dirección, a ver dónde le llevaban si continuaban apareciendo...
Se encontraba bien, no le dolía el dichoso talón  que tanto tiempo la había tenido sin correr... las flechas la llevaron hacia el río... ¡continuaban por el paseo paralelo al mismo! (con lo que le gustaba correr por ahí) ¡Qué suerte, al volver voy a buscar si aún está abierta la inscripción y si es posible la correré!
¡Pasar bajo los puentes me encanta!
De pronto las flechas comenzaron ¡A cambiar de color! Del blanco al malva suave hasta subir flecha a flecha la intensidad del violeta.
La expresión de Carmen era de curiosidad y felicidad absoluta...
Inesperadamente en el suelo no apareció una flecha sino que en violeta intenso estaba escrito: "AQUÍ ES LA META. MIRA EN EL SIGUIENTE PUENTE"
Levantó la mirada y del siguiente puente colgaba una enorme pancarta  violeta, no se leía lo que ponía puesto que estaba del revés, corrió,  ahora precipitadamente para rebasar el puente y tomar distancia como para leer la pancarta.
"Feliz cumple, Mariposa, aún TE QUIERO"
Carmen, se sentó, enterró la cara en sus manos y comenzó a llorar desconsoladamente.


Un saludo a tod@s

Tendré que soportar dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas.
Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) Escritor francés